La falta de lideres en las pymes

La falta de líderes en las pymes

Peter Drucker en su obra “Gerencia para el futuro” afirma que “el futuro ya está aquí y lo cierto es que el mundo impone enormes retos al directivo de hoy. El más importante sin duda se centra en ser líder”.

La falta de líderes que no jefes, representa un gran problema para las empresas en la actualidad porque son tantos los cambios que sufren las organizaciones, los mercados, los clientes, la sociedad en general, que es vital dar respuestas a estos cambios que garanticen no sólo la supervivencia sino también el éxito de la misma.

Hay que destacar que jefe y líder, no son lo mismo, por un lado, el jefe, es aquella persona que ocupa el puesto jerárquico más elevado en la empresa, mientras que a grandes rasgos un líder, es aquella persona que es capaz de influir en los demás. Por lo tanto el liderazgo no tiene que ver con la posición jerárquica que se ocupa.

¿Qué significa ser líder?

“Un líder es una persona que participa en la organización modelando su futuro, que es capaz de inspirar a las personas a su alrededor, de realizar cosas difíciles y de probar cosas nuevas, simplemente significa andar para adelante. Es todo lo que significa. Y todos los seres humanos tienen capacidad para adelantar”. Peter Senge, autor de la “La Quinta Disciplina”

Un buen liderazgo es fundamental para el éxito de cualquier empresa, ya sea pyme o una gran empresa. Algunos síntomas de una falta de dirección y liderazgo en una empresa, los podemos encontrar cuando existe un mal ambiente de trabajo, absentismo o un alto grado de rotación del personal.

Por ello, la importancia de la comunicación es vital para el desarrollo del liderazgo dentro de la empresa, el líder debe saber transmitir en primer lugar cual es la misión y visión de la empresa ¿Quiénes somos? ¿Hacia donde vamos? Consigue así que las personas se identifiquen con unas metas marcadas y luchen por ellas con todo su empeño, de lo contrario si esos objetivos vienen meramente impuestos se logrará el efecto contrario.

En una pyme, normalmente el propietario, el empresario y el líder, suelen ser la misma persona y las decisiones son tomadas de forma unilateral, se comunican de arriba hacia abajo. Con frecuencia se impone “el aquí mando yo y las cosas se hacen así”, de esta forma no sólo no se consigue sacar lo mejor de sus empleados sino que se genera una relación de desconfianza y una pérdida de motivación enorme.

Un buen líder tiene que saber escuchar, motivar y dar ejemplo porque no se puede exigir algo a los demás, que él mismo no cumple. Además no sólo deber poseer unas buenas capacidades técnicas, que son importantes, sino también emocionales y este uno de los mayores hándicaps a lo que se enfrentan los líderes de hoy en día. ¿Por qué limitarse entonces a ser un líder improvisado? ¿Y no aprender a ser un verdadero líder?

“Los líderes no surgen de la nada. Deben ser desarrollados, educados de tal manera que adquieran las cualidades del liderazgo” Warren Bennis.

Comentar este artículo