Salud Mental y Trabajo

Salud Mental y Trabajo

En los momentos que estamos viviendo, tanto a nivel económico como social, las organizaciones empresariales necesitan más que nunca alcanzar la máxima productividad y ser más competitivas. Muy bien, pero ¿cómo se logra esto? Indudablemente, un punto muy importante a tener en cuenta son las habilidades mentales y cognitivas de sus trabajadores (por ejemplo, la creatividad, las relaciones y las habilidades emocionales, la autonomía y el intercambio de conocimientos), que resultan elementos claves en la eficiencia individual y colectiva. Elementos que están estrechamente relacionados con el bienestar psicológico de las personas, es decir, con su salud mental.

En este contexto, qué se entiende por SALUD MENTAL. La OMS (Organización Mundial de la Salud) define salud mental positiva como «un estado de bienestar en el que cada individuo desarrolla su propio potencial, tiene capacidad para afrontar el estrés normal de la vida, puede trabajar de forma productiva y fructífera, y es capaz de contribuir a su comunidad».

Cuando hablamos de salud mental, se nos viene generalmente el trastorno mental, y aunque no se excluyen mutuamente, también se consideran problemas de salud mental el estrés, la depresión, la ansiedad, etc.

Las bajas por enfermedad mental pueden suponer costes considerables para el empleador. Aproximadamente 1 de cada 4 personas sufre una enfermedad mental en algún momento de su vida. En la Unión Europea, el estrés laboral, por ejemplo, es uno de los mayores problemas de salud causados por el trabajo, sólo superado por las enfermedades músculo esqueléticas. El estrés puede suponer un coste económico de 20 millones de euros al año en los lugares de trabajo en la UE-15, y esto, según la Organización Internacional del Trabajo (OIT), corresponde a aproximadamente el 3% del PIB de la UE.

Desde instituciones, como el INSH (Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el Trabajo) se están desarrollando directrices para promover una salud mental positiva y a la vez prevenir un problema de salud mental. Algunos ejemplos de estrategias que se han propuesto para este fin, son:

  • Promover la participación activa y la toma de decisiones entre los trabajadores.
  • Definir claramente las funciones y responsabilidades de los mismos.
  • Promover la conciliación de la vida laboral con la personal.
  • Promover el respeto y evitar actitudes despectivas o discriminatorias.
  • Gestionar adecuadamente la carga de trabajo.
  • Promover la formación continua.
  • Disponer de procedimientos para la resolución de conflictos.
  • Reconocer el trabajo y la contribución de los trabajadores

La Consejería de Igualdad, Salud y Políticas Sociales de la Junta de Andalucía ha participado, junto a otras instituciones de países europeos, tales como Greater Manchester Public Health Network (Reino Unido), encargada de la coordinación del proyecto, Medical Faculty, Technische Universität Dresden (Alemania), European Institute for Sustainable Development, (Bulgaria) y la Fundación INTRAS (Castilla y León), en el desarrollo de diferentes Guías para ayudar a las personas a mantener su actividad laboral que pretenden servir de referente a empresarios y trabajadores en el área de la salud mental:

Guía para empleadores (pdf, 172 Kbytes)

Guía para trabajadores (pdf, 133 Kbytes)

A nivel europeo, la European Network for Workplace Health Promotion (ENWHP, ‘Red europea de promoción de la salud en el trabajo’) está trabajando con organizaciones de toda Europa para desarrollar una campaña de promoción de la salud mental en el trabajo llamada «Trabajar en sintonía con la vida. Move Europe». Esta campaña tiene como objetivos:

  • Promover la salud mental positiva en el lugar de trabajo.
  • Comprender y prevenir las causas que provocan estrés o problemas de salud mental.
  • Apoyar a los empleados que sufren problemas de salud mental.
  • Desarrollar políticas efectivas de reinserción y empleo a personas que han sufrido algún problema de salud mental.

Guías de la ENWHP (en castellano) para la promoción de la salud mental.

En definitiva, si se propicia un entorno y unas personas más saludables, se logrará que realicen mejor su trabajo y eso redundará en beneficio de todos.

Comentar este artículo