TEDH: Por nuestros comentarios en Internet ¿alguien responde?

TEDH: Por nuestros comentarios en Internet ¿alguien responde?

Resulta usual que muchas páginas web, en especial los diarios digitales otorguen la posibilidad a sus lectores de realizar comentarios sobre alguna noticia, entrevista o artículo. Los lectores aprovechan dicha posibilidad para dar su opinión sobre el tema, siendo común que algunos lectores, tal vez como medio de desahogo, utilicen términos descalificativos sobre las personas relacionadas con la noticia, la entrevista o el artículo. Ante esas opiniones con lenguaje ofensivo en Internet, existe la controversia sobre si el titular de la página web debe de tomar cartas en el asunto y eliminar dichos comentarios; o si simplemente no debe actuar, debido a que si eliminan los comentarios estaría atentando contra la libertad de expresión.

Sobre dicha controversia se ha pronunciado recientemente el Tribunal Europeo de Derechos Humanos en la sentencia de 10 de octubre de 2013, en el caso Delfi AS vs Estonia,  estableciendo la responsabilidad del titular de la página web por los comentarios injuriosos y difamatorios que realicen los usuarios, dando prevalencia al derecho al honor sobre la libertad de expresión.

El caso que resuelve el Tribunal tiene como origen un artículo publicado el 24 de enero de 2006 por el portal de noticias Delfi de Estonia sobre una empresa de ferrys que comunicaba la modificación de sus rutas. Entre el 24 y 25 de enero muchos lectores escribieron mensajes utilizando un lenguaje ofensivo. La empresa de ferrys demandó al portal de noticias ante los tribunales de Estonia, que le dieron la razón, pero no conforme con dicho pronunciamiento, el portal de noticias Delfi recurrió ante el Tribunal Europeo de Derechos Humanos alegando violación a la libertad de expresión contenida en el artículo 10 de la Convención Europea de Derechos Humanos.

El Tribunal  realiza un balance entre dos derechos protegidos por la Convención, el derecho al honor y la libertad de expresión, señalando finalmente que resultó acertada la decisión de los tribunales de Estonia, quienes hicieron responder a Delfi por los comentarios ofensivos puestos por sus lectores en el portal de noticias, ya que el portal de noticias no puso los mecanismos necesarios que evitaran la difusión de los comentarios, siendo justificada y proporcional la restricción a la libertad de expresión, por lo que no existió vulneración del artículo 10 de la Convención.

Por lo tanto, el Tribunal Europeo postula que el titular de la página web responda por los comentarios ofensivos que realicen terceros en dicha página. En este sentido, los titulares de portales de Internet deberán adoptar la medidas necesarias para evitar que se propaguen comentarios ofensivos que dañen el derecho al honor de una persona, si bien ese control no deja de generar problemas, debido a que será el titular de la página  el que decida cuándo una opinión resulta ofensiva o no. Además, dicho control, por las características de la Red, puede resultar muy difícil ya que no es extraño que un comentario se propague rápidamente por Internet.

Esta decisión del Tribunal debe también hacernos reflexionar como usuarios de la Red. Debemos ser más prudentes con los comentarios que realizamos, muchas veces somos más desinhibidos en nuestras opiniones por ese anonimato que todavía nos da Internet, sin ser conscientes de que dichos comentarios, con términos descalificativos, en ocasiones atentan contra el derecho al honor, llegando a ser igual de dañinos que si los realizáramos de manera presencial.

Comentar este artículo